domingo, 6 de febrero de 2011

Buscando mi equilibrio

Después de un paréntesis de más de 3 meses, provocado por un problema con el ordenador y mi falta de tiempo, os voy a poner al tanto de mi evolución en los últimos tiempos. Partamos de la media de Pontevedra, allá por finales de octubre. Aunque no estaba en la debida forma, afronté la media de Pontevedra con una inusual confianza. Y era consciente de ello. Apenas una salida realmente larga para prepararla. Pero al salir, me encontré muy bien. Cogí un ritmo cómodo, pero rápido para mis ritmos de entreno, a escasos 5´ el km. Miguel me dejó ir, reservándose en su primera media. En la segunda mitad de carrera, alrededor del km. 12, me alcanza y afrontamos el final juntos, manteniendo un ritmo vivo. Sufro en el último kilómetro y llegamos a la par, con un tiempo por mi crono de 1:47:44.
Con Miguel y Pipe, en la Media de Pontevedra.
Al fin de semana siguiente, tocó la Pedestre de Santiago. Sigue siendo mi espinita. Nunca he hecho una carrera redonda. La cuesta de Vite siempre me mata. He corrido otras carreras más duras y con mejores sensaciones. Pero Santiago, es Santiago. Nunca he bajado de 5´ el km., algo que he hecho holgadamente en carreras más largas. Mi tiempo: 1:05:08.
El fin de año, lo afronté con más tranquilidad. Carreras cortas, sin forzar. La rodilla cada día me daba más la lata, y eso me impedía mantener un ritmo de entrenos que me permitiera mejorar.
En la Solidaria de Lalín.
En enero, después de la carrera de San Xiao, decido revisar las plantillas. La ortopeda me comenta que era hora de revisarlas. Debía haberlo hecho antes. De todos modos, los cambios en mi forma de correr son evidentes. Me propone realizar unas modificaciones sobre la marcha y probar unos días. Corrige el arco, que había perdido un poco de altura, y me aporta 3 mm. más en el talón izquierdo (ya tenía 3 antes) para reducir el desequilibrio que supone tener una pierna más de un cm. más larga que la otra. Así la diferencia pasa a ser de apenas medio cm. La mejoría es instantánea. El dolor en la base del cuádriceps desaparece. Me queda una sensación extraña, pero puedo forzar sin dolor.
En San Xiao 2011
He corrido ya varios días y es cierto que todavía no estoy adaptado a esta nueva forma de andar y correr. Otros músculos y tendones sufren más, y no están acostumbrados a hacerlo. Debo ir poco a poco.
En el horizonte, las medias de primavera. Ese es el reto. Llegar en forma y mejorar mi marca.

1 comentario:

  1. ASí me gusta, escribiendo y preparando las medias de primavera!!!!

    ResponderEliminar