miércoles, 1 de febrero de 2012

Nuevo año y viejas costumbres

Mi primera entrada del año se hecho esperar. Sigo con cierta desidia a la hora de actualizar el blog.  Una vieja costumbre. Pero bueno, ya sabéis que son etapas. Quizá el nuevo año me haga cambiar. 

Habrá que ponerse al día. Ahí va...ladrillón!!!

El fin de año fue espectacular. En la fría mañana del 31, 6 esforzados patukos acudimos a la Carreira de Fin de Ano Mugardos/Ares, que como cada año fue impresionante. Disfrutamos de una carrera tranquila, sin esfuerzos. 

Por la tarde tocaba la San Silvestre de Rialto, otro carrerón. La primera edición había dejado el listón altísimo, pero este año, con nada menos que 1.000 inscritos, lo han superado. Además, esta edición era especial: la primera popular de mi padre. Por ese motivo decidí no disfrazarme y correr con él. Sabía que le iba a costar recorrer los casi 8 kms., sobre todo porque la última semana había estado malo. Pero su ilusión por la carrera era más grande. Y allí estábamos los dos, compartiendo por primera vez zancadas, practicando deporte juntos después de más de 20 años.


Ni que decir tiene que pronto nos quedamos a la cola, con un grupito detrás a escasos 20 metros. Al cabo de 3 kms. comienza a sufrir. Andamos unos metros y volvemos a correr. La subida de Adormideras se le hace eterna. No dejo de repetirle que "ahora es todo cuesta abajo". Al paso por la Hípica, a falta de un par de kilómetros, vuelve a parar. Mira atrás. Vemos el grupeto que va de último. Pienso en hacerles chantaje emocional para que no nos adelanten, pero no hace falta. A medida que nos acercamos a la Solana recupera fuerzas y entramos en meta con un tiempo oficial de 58:02. La mejor forma de acabar el año ranin. 


Y llegó 2012, y con él me percaté de que sólo faltaban 3 meses y medio para Coruña42. Así que comencé incrementando poco a poco la distancia de mis entrenos y viendo como respondían mis piernas. Las primeras salidas largas, de apenas 14/15 kms., me dejaron buenas sensaciones, pero también mucho cansancio.

Cansancio y ganas de un GPS. Al fin, después de muchos años pensándolo, dándole vueltas y vueltas, un día, al salir de la oficina después de un mal día de trabajo, me largué a Declatlon a aprovechar la oferta del Forerunner 110. Siendo un modelo sencillo, la verdad es que es una pasada.

El domingo 15, después de correr la Nocturna de Reis del CCN el día anterior, los irreductibles patukos acudimos a la Carrera de San Xiao, en Ferrol, sobre unos 9,2 kms. Aproveché el calentamiento para coger algunos kilómetros, que era mi único objetivo de la carrera. A la salida me encontré con Javi, con el que compartí camino hasta el km. 4. Me encontré con fuerzas e incrementé el ritmo. A 5 bajos hice los siguientes 4 kms., algo que no hacía desde mucho tiempo atrás. La carrera me dejó buen sabor de boca y más ganas de kilómetros.

Gracias Alexha!

Por cierto, con todas estas carreras y la alta participación patukil, debo destacar que nuestro equipo ha ascendido hasta la 4ª posición de la 1ª división del circuito de CeG

Después de una semana casi en blanco (por cansancio mental y apatía -otra vieja costumbre - apenas 10 kms.), la semana pasada volví a coger el ritmo de entrenos. El domingo hice la salida más larga hasta ahora, cerca de 18 kms. en 1:43. Con muy buenas sensaciones. Mi forma de correr va cambiando. El pulsómetro es ahora el que marca el ritmo, sobre todo en las salidas largas.

El primer mes del año lo cierro con 130 kms. (apenas 30 por semana, muy poco), pero subiendo. Sé que a estas alturas debería estar haciendo tiradas algo más largas, pero con mi expediente de lesiones prefiero ir poco a poco. Mi intención es rondar los 40/45 kms. semanales, con algún pico mayor. La próxima salida larga será de unas 2 horas, espero. Porque todo depende de mis piernas. Son ellas las que decidirán si acabo la preparación, si me pongo en la línea de salida de mi primer maratón. Una vez allí es mi cabeza la que me debe llevar a la meta.

Salud y kilómetros!!!