miércoles, 27 de enero de 2010

Nunca choveu que non escampara

Llevaba días posponiendo esta entrada, en parte por falta de tiempo y en parte por falta de ánimo. Me explico: El martes de la semana pasada, tras dar un paseito con la bici el sábado con muy buenas sensaciones, me calcé las zapas (qué sensación!) y me decidí a trotar un poco por el Parque de Acea da Ma, el conocido como Parque de los Patos. Tras 10 minutos trotando sin molestias, comencé a notar cargada la zona externa de la rodilla. Cuando no llevaba aún 15 minutos corriendo, decidí parar, al darme cuenta que la molestia se hacía cada vez mayor y pronto se convertiría en dolor. Mientras estiraba (concienzudamente) pensaba en que era algo normal sentir esas molestias, que desaparecieron en mi vuelta a casa. Después, "Traummel", "Calmatel", alcohol de romero y frío.
Lo malo llegó al día siguiente. Nada más levantarme noté dolor en la maldita rodilla, ante cualquier movimiento de la articulación. Y lo peor es que la rodilla izquierda se empezó a celar y me comenzó a doler en los mismos puntos que la derecha. Desde ese día tengo molestias, comparables a las del principio de la lesión (tras la media de Pontevedra), lo que me ha dejado desmoralizado durante unos cuantos días. Conclusión: han sido dos meses perdidos.

Glóbulos rojos preocupados por el estado de mis rodillas

Poco a poco he ido relativizando la cosa (¿recordais aquel cuento de la infancia en el que un vagabundo desgraciado tiraba trozos de hojas al suelo, que eran recogidas por otro vagabundo más desgraciado que él?¿Era algo así, verdad?) y asumiendo mi situación actual. Tengo claro que, en el mejor de los casos, me esperan muchos, muchos meses sin correr. Prefiero no pensar en todas esas carreras que me apetecía repetir y que deberán quedar, si es posible, para otro año y concentrar todo mi esfuerzo en poder volver a correr, sea tarde o temprano. Por el momento, lo único que puedo hacer es esperar a encontrarme mejor para hacer el estudio de pisada y a visitar al trauma dentro de un mes.

Mientras tanto, sigo diariamente con los estiramientos y los ejercicios de potencialización del cuádriceps, visito a la fisio una vez a la semana y salgo de vez en cuando a dar un paseo con la bici. La verdad es que en bici no noto molestia alguna, ni durante ni después. Eso sí, sin pasarme de kilómetros (15/20 a lo sumo), con desarrollos cortos, evitando las cuestas y siempre sentado en el sillín, que he subido al máximo a fin de evitar un flexión excesiva de las rodillas. No sé si andar en bici facilitará la recuperación de la lesión, pero psicológicamente es una ayuda muy importante.
Albergo muchas esperanzas en que el estudio de pisada descubra algún tipo de desquilibrio que sea el causante principal de la lesión. Creo que ese debe ser el punto de partida de la recuperación. Lo malo es que las molestias que tengo actualmente pueden desvirtuar el estudio. A esperar toca.
Otro punto que creo que será importante es el incremento de musculación del cuádriceps y aquí me asaltan nuchas dudas. No soy, para nada, amigo de los gimnasios. Es más, me agobian bastante. He pensado en hacerme con una gomas (de esas de Decathlon) y realizar los ejercicios de musculación con ellas. Si alguien las ha probado, a ver si me puede contar que tal a través de los comentarios.
Las rodillas (ya tengo que hablar en plural) han mejorado ligeramente en los últimos días, pero todavía no están como antes del "entrenamientus interruptus" de hace una semana. Tampoco quiero obsesionarme (más de lo que estoy, se entiende). Esta va a ser mi particular "carrera de fondo", una guerra en la que no me voy a dar por vencido a la primera batalla perdida. Al fin y al cabo, como decía mi abuela, "nunca choveu que non escampara".
Os seguiré informando. Mientras, a darle zapatilla por mi, que hay que compensar los kilómetros que no hago. Salud y kilómetros, vosotros que podéis.

miércoles, 13 de enero de 2010

45 días después...

Ya han pasado 45 días desde que mi rodilla dijo basta, y la verdad es que todavía no estoy recuperado. Eso sí, gran verdad eso de que no hay mal que por bien no venga: he aprendido más sobre músculos, ligamentos y tendones en este mes y medio que en los últimos 32 años. Os cuento:
Llevo unas 6 o 7 sesiones de fisio, con tratamientos de láser, ultrasonidos y corrientes, además de masajes y estiramientos específicos. A mayores, me está aplicando las kinesiotape. La verdad es que desde la primera visita la rodilla va a mejor. No tengo dolor (algo es algo), y con las tiras de kine las molestias desaparecen casi totalmente.
Además del fisio, trato de hacer estiramientos diarios, además de algún ejercicio de fortalecimiento del cuádriceps. Al final del día, me aplico frío durante un mínimo de 30 minutos. Al ducharme, aprovecho para darme un poco de contraste de frío/calor en la zona. Sigo aplicando el potingue (una mezcla de Calmatel y Traummel), aunque sólo cuando no tengo las tiras de kine puestas. En cuanto al ejercicio físico, hasta ahora me he limitado a andar (los días que más, sobre 10 km.).
La semana pasada me decidí a trotar despacito (muy despacio diría yo, a más de 7´ el km.) un poco (apenas 3 km.), todo por tierra. Las sensaciones corriendo fueron buenas, pero al final ya se me empezaba a cargar la zona del tendón rotuliano. Después de los estiramientos y de aplicarme hielo, la zona lateral de la rodilla me molestaba, con una sensación de pérdida de fuerza que desapareció durante la noche.
Tras la última sesión de fisio del pasado viernes la rodilla me iba genial, con lo cual decidí forzar un poquito incrementando mi ritmo andarín. En total fueron más de 20 km. en 4 días, y la rodilla se resintió el martes, volviendo esa sensación de fatiga muscular y tirantez en la zona lateral externa de la rodilla, que hoy se ha extendido al tendón rotuliano. Afortunadamente sigo sin dolor, pero me asusta forzar. Hoy pensaba ir a trotar un poco...y no sé que hacer. Que razón tenían aquellos que me decían que esta lesión desespera y que nunca sabes si estás realmente recuperado. Y en este punto estoy, en el que no sé si voy hacia delante o hacia atrás.
Los Reyes Magos han sido muy majos conmigo y me han traido un vale por un estudio de pisada, que realizaré próximamente, en cuanto mi correr no esté tan viciado por las molestias. Si alguien sabe de algún sitio en la zona de A Coruña del que tenga buena experiencia, que me lo haga saber a través de los comentarios. Dentro de 1 mes tengo por fin cita en el trauma, a ver que me dice.Os mantendré informados.
Salud y kilómetros, vosotros que podéis!!!

sábado, 2 de enero de 2010

Un año en las carreras

Se acabó el año y es momento de hacer balance. Y a pesar del parón final, el resultado no puede ser más que positivo.

Mi año atlético comenzó a mediados de enero, en Ferrol con un frío de mil demonios (C.P. de San Xiao), carrera que quedará en mi recuerdo como la primera en que conseguí bajar de 5´/km. Mi siguiente competición fué el 10.000 de Porriño en febrero (C.P.Intersport Piñeiro), en la que pude correr (aunque sólo fuera durante apenas 20 metros) al lado del gran Pedro Nimo. Fue en marzo cuando afronté, con muchas dudas, mi primera Media Maratón: la Vig-Bay. A pesar de la pájara de los últimos 5 kms., disfruté como un enano y conseguí mi objetivo (modesto para el común de los populares) de bajar de las 2 horas.

En la Vig-Bay, en plena pájara.

En abril, con aguas mil, llegaron Ordes, Padrón y Carballo, carreras, sobre todo las dos primeras, muy recomendables. En mayo participé en mi primera milla (II Milla ¿Quen dixo reuma?, en A Coruña) y, una semana después, en mi segunda Media Maratón (Volta á Ría de Betanzos), en la que me sorprendí acabando muy entero y bajando más de 6 minutos mi marca de Baiona. Esta "azaña" me dió fuerzas para bajar de 1:50 en la I Media Maratón de A Coruña del mes de Junio. En verano llegó el momento de las carreras más lúdicas. La C.P.Nocturna de Celanova nos dejó un estupendo sabor de boca, como también lo hizo (a pesar de los problemas de cronometraje) la locura de la Subida al Monte Aloia.

En la Nocturna de Celanova, gentileza de Pipe.

En agosto, con un bajo estado de forma, sufrí con las cuestas de la C.P. Santalla de Santa Cruz. Con el nuevo curso y la llegada del frío, tocaba incrementar el kilometraje. En septiembre, disfruté en Mugardos (C.P.San Xoan de Piñeiro, una maravilla de carrera) y A Coruña (C. de la Solidaridad y C.P.Ibercaja Torre de Hércules, en la que me quité una espinita de 2 años de antigüedad.

En la C.P. Torre de Hércules, quitándome una espinita (gentileza de Chus).

En Arteixo sufrí junto a Guineano Blanco con las cuestas, el frío y la lluvia y, una semana después, el día 11 de octubre, llegó la III Coruña 10, en la que logré mi mejor marca en la distancia (10.000 m. homologados): 47:00.

Los Patukos en Coruña 10

En Santiago (C.Pedestre Popular Camiño de Santiago) me quedé a las puertas del objetivo (bajar de la hora). A pesar de los reincidentes errores organizativos (principalmente, el monumental colapso de la llegada), sigue siendo la cita más importante del "ranin" en Galicia. Llegó noviembre, y después de divertirme en las anegadas y empinadas carreteras de Carral (C.P. de Carral, una de las mejores carreras a nivel organizativo en las que he participado) afronté, ya tocado de la rodilla, junto a Guineano y Carlos Paíno la Media Maratón de Pontevedra. Allí superé mis mejores previsiones, a pesar de las molestias, logré parar el crono en 1:41 y pico, casi 20 minutos menos que laVig-Bay de 8 meses antes. A partir de ahí llegó el calvario en el que estoy inmerso y que amenaza con perpetuarse: tendinitis rotuliana, distensión de ligamento lateral externo y problemas con la cintilla iliotibial (posiblemente la causa de todo lo anterior). Espero que el nuevo año me permita volver poco a poco a los entrenos...este es mi deseo para 2010.

20 carreras, 224 kilómetros y 1.000 recuerdos.

Al final cierro 2009 con 20 carreras disputadas (entre ellas 4 medias y 1 milla) y 1.096 kms. "re-corridos" (400 más que en 2008), de los que 224 fueron de competición. A modo de anécdota, el Tiramillas dice que los 1.096 km. los hice con un ritmo medio de 5:06 el kilómetro.

Quiero enviar desde aquí mi gratificación y más sincera enhorabuena a todos los organizadores de carreras populares en Galicia, que nos permiten disfrutar de nuestro deporte preferido.
Os deseo a todos, correlegas conocidos y por conocer, que el nuevo año os depare salud, alegría y kilómetros. FELIZ 2010!!!!